martes, marzo 20, 2007

Una conclusión filosófica



Estudiar filosofía fue desde niño una necesidad (si le quitan a esa palabra la sílaba "si" se queda sólo como necedad). Tenía preguntas constantes acerca de todo. Las respuestas que me daban a veces me persuadían y a veces no. Dependiendo del grado de cientificidad.

Sin embargo, cuando la pregunta es esencial, la respuesta parece no existir. Muchas veces obtenía una creencia dogmática por respuesta. Solución que no me dejaba satisfecho.

De entre las muchas cuestiones que rondaban mi cabeza estaba la clásica: "¿Qué hay después de la muerte?" Siendo incapaz de ir a investigar por mi mismo (la curiosidad no mató al gato) decidí profundizar en los terrenos teológicos, metafísicos y ontológicos.

Por muchas ganas de que no fuera así, la respuesta racional fue una: Después de la muerte no hay nada.

Ahora lo sé y ese conocimiento por aterrador que parezca, me tiene sin cuidado. Creo que es mejor vivir la vida sin esperar un mundo en el más allá, que dejar de vivir por creer que vas a ir a un lugar mejor... Lo único que hay es una cárcel de tinieblas.


Lo siento mucho, pero así es. Como le dijo la tortillera al filósofo: "No hay masa ya."

3 Comments:

Anonymous Lucy said...

tu tun pishh!!!!!!!!1
Que buen chiste! Aunque me da miedo

12:02 a.m.  
Blogger Marolyn Regueiro said...

Que buena determinación, para alguien que no espera nada del "mas alla", seguramente esta dispuesto a dejarlo todo en el "mas aca", en definitiva no hay lugar, no hay espacio no hay tiempo...

8:29 p.m.  
Blogger Carmen said...

Hombre Z, haz llegado a la conclusión de "hay una cárcel de tinieblas". Que es distinto a que no haya nada.

La nada, el ya no existir, sería gratificante hasta cierto punto, pues se acaba la lucha de la vida, pero si me imagino que "hay una cárcel de tinieblas", estoy creyendo que al terminar la presente existencia viene un infierno.

12:36 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home

thalasso
thalasso Counter gold coast office lease
gold coast office lease Counter